3 de julio de 2013

Samsung lanza nuevo teléfono móvil para meterte un microchip RFID en la cabeza






Samsung consiguió la patente para un dispositivo médico implantable que puede leer y transmitir información desde el cerebro. Se trata de un microchip RFID que actuará como un router Wi-Fi en el cuerpo, y que será vendido junto a un nuevo modelo de teléfono móvil de Samsung. La corporación china había solicitado en el 2012 la patente para un dispositivo médico implantable que puede transmitir información fisiológica / patológica a un “dispositivo externo”.

La era de los zombies robot

La excusa de Samsung y su propaganda. Proclamaron que “por fin, una aplicación diría cuando estamos estresados, borrachos o somnolientos”. Pero lanzar un nuevo modelo de teléfono celular que funcionará mediante un chip implantado en la cabeza o brazo del usuario, es un atropello que poco tiene que ver con la salud. Con el nuevo Samsung no habrá necesidad de una pantalla o teclas, la persona con el chip verá una imagen de computadora a través de su retina.

Samsung prevé mucho más que un marcapasos. La aplicación incluye una serie de posibles escenarios con implicaciones que superan la ciencia ficción, como un implante cerebral que realizará un seguimiento de las ondas cerebrales (al tiempo que inserta mensajes subliminales y propaganda sobre Samsung y “otras ideas”), conjuntamente con implantes en la yema del dedo para detección de movimiento.

Incluso se mencionó la utilización del implante cerebral como una herramienta “para controlar directamente el sistema”. Samsung está hablando de un sistema que será controlado mediante el pensamiento. Pero nos cuenta sólo una cara de la moneda: Samsung sabrá lo que el usuario piensa e incluso podría modificar el pensamiento. Como fue previsto por todos los investigadores que denunciaron este avance peligroso sobre la libertad humana, la gente correrá para implantarse un chip en la cabeza.

Hasta hace poco tiempo la teoría del chip implantado era una teoría conspiratoria para los medios “políticamente correctos” o Wikipedia.

Ahora Samsung evidencia que la idea es un plan real.

¡No dejes que te conviertan en un robot!

Además de ser invasivo y violar la máxima privacidad de una persona, un chip lector de pensamientos de Samsung es dañino para la salud, y potencialmente MUY dañino, teniendo en cuenta que un chip de control funcionará acorde a los requerimientos corporativos y bancarios, pudiendo liberar sustancias toxicas en el organismo de personas desobedientes.

Incluso con los vídeo juegos de plataformas 3D ya hay problemas, porque el cerebro intenta comunicar a la persona todo el tiempo que lo que está mirando no es real. Esto induce jaquecas, como mínimo. En las comunidades “gamers” recomiendan tomar pastillas contra el dolor “para seguir jugando”.

Los usuarios del nuevo teléfono de Samsung podrán ver las opciones del dispositivo en el aire, como si fuera una proyección holografica, que en este caso será una “alucinación mecánica” transmitida por el chip. De más está mencionar las complicaciones sobre percepción de la realidad, y los daños médicos cerebrales (en muchos aspectos) que esta tecnología puede inducir.

El CFR, Estados Unidos y la ONU planearon esto durante mucho tiempo

Los países que participaron en este programa fueron principalmente Israel, China, EE.UU., Reino Unido, España, Alemania y Francia. Y también la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de los EE.UU. que desarrollo un método para controlar el cerebro humano. Esta tecnología se llama Monitoreo Remoto Neuronal (RNM) y la excusa fue “revolucionar la detección e investigación del delito”.

El RNM trabaja a distancia controlando cerebros, “con el fin de leer y detectar cualquier pensamiento criminal que tenga lugar dentro de la mente de un posible agresor”. Los estudios de investigación demostraron que el cerebro humano piensa a una velocidad de alrededor de 5000 bits por segundo y no tiene la capacidad para competir con las super computadoras que trabajan mediante satélites, implantes y biotelemetría. El cerebro humano tiene un conjunto distintivo de sistema de resonancia bioeléctrica.

El sistema de RNM trabaja puede enviar mensajes a través del sistema nervioso de una persona implantada, con el fin de influir en su accionar de una manera determinada.

Samsung y el sistema RNM

El sistema RNM fue desarrollado durante unos 50 años de pruebas neuro-electromagnéticas involuntarias con ratas de laboratorio humanas. Muchos científicos corporativos y del Estado Norteamericano esperaban que “dentro de unos pocos años” la llegada de microchips de ADN implantados en el cerebro humano que lo harían inherentemente controlable. Con RNM, es posible leer y controlar los procesos de pensamiento emocional de una persona, junto con el subconsciente y los sueños.

Hoy Samsung está por presentar su nueva maravilla tecnológica, que requiere el implante de un chip en la cabeza del usuario.

El uso de la tecnología RNM como herramienta policial es MENTIRA. La utilización por parte de un gobierno o corporación de esta tecnología viola todas las leyes de derechos civiles y humanos existentes. Agencias como la NSA quieren usar esta herramienta para acceder y manipular a distancia el pensamiento de millones de ciudadanos en lo que puede ser descrito como nada menos que ¡Una versión moderna del Gran Hermano de George Orwell via esteroides!

Estos chips ya están siendo utilizados

Muchos padres estadounidenses implantaron a sus niños para saber donde están mientras ellos trabajan. Y también a sus abuelos con enfermedades mentales, para “cuidarlos”. Así tuvo lugar la investigación, incluyendo a mascotas con microchips en el cerebro. Por supuesto, el mecanismo necesita decodificar la frecuencia de resonancia de cada sitio específico para modular la inserción de información en esa ubicación específica del cerebro. RNM también puede detectar la audición a través de microondas electromagnéticas, y también cuenta con transmisión de comandos específicos en el subconsciente, produciendo alteraciones visuales, alucinaciones visuales y la inyección de palabras y números en el cerebro a través de ondas de radiación electromagnética. Además, manipula las emociones y pensamientos y lee los pensamientos a distancia, puede causar dolor a cualquier nervio del cuerpo, permite la manipulación remota de comportamiento, controla los patrones de sueño.

Los organismos de derechos humanos de todo el mundo denunciaron al RNM como una violación de los derechos humanos básicos, ya que viola la privacidad y la dignidad de los pensamientos y las actividades de la vida. Varios países han protestado en contra esta operación totalitaria, y se refieren a ella como un ataque a sus derechos humanos y civiles. Los científicos que protestan contra el uso de RNM creen que las personas que implantadas se convierten en robots biológicos y conejillos de indias para las actividades de RNM con el pretexto de la seguridad.

Primero con los teléfonos, luego mediante vacunas.

“RFID podría prevenir que las clínicas estadounidenses gasten millones de dólares en salud”, alegan. Diciendo que mediante la inyección de chips mediante vacunas los niños podrían ser controlados. “Podríamos medir su estado de salud, fiebre, etc”. Con la ayuda de la nanotecnología esta maniobra no sólo es perfectamente posible, sino un hecho.

* En Septiembre del 2011 la FDA aprobó el uso de chips RFID para niños en edad escolar.
* La Fundación Bill y Melinda Gates invirtió mil millones de dólares en la creación de vacunas de “seguimiento” con microchips RFID.
* Recientemente los tribunales del mundo fallaron contra la “soberanía” de los padres y niños, haciendo muchas vacunas obligatorias, siempre con la excusa de “es por un bien mayor”. Este tipo de acciones por parte del gobierno, en este caso de los tribunales federales y de las escuelas federales, son un ‘barómetro’ de la tiranía.
* Los Chips RFID inyectables están disponibles desde el 2001.
* El 04 de septiembre 2003 Hitachi redujo el tamaño del microchip de 1 milímetro por 1 milímetro a 0,4 milímetros por 0,4 milímetros.
* Un microchip RFID a “escala nano” que se alimenta por enzimas localizadas en los cuerpos de mamíferos fue patentado el 04/29/2007.
* En muchos foros de Estados Unidos las personas ya preguntan como detectar y anular un microchip RFID que podrían tener en el cuerpo sin saberlo.

Celeste Fassbinder
Twitter: @CelesFassbinder
BWN Argentina

Electrónica epidérmica, una realidad

Los chips implantables bajo la piel ya han sido aprobados por el Congreso de Estados Unidos

PILAR ENÉRIZ /Barcelona
Una nueva tendencia en el ámbito de la tecnología se abre paso, esta vez, bajo la superficie de nuestra piel. Los últimos desarrollos apuntan a microchips implantables, del tamaño de un grano de arroz, que ya han demostrado su eficacia a la hora de administrar tratamientos médicos de manera muy precisa, o ser capaces de almacenar información personal para no tener que llevar encima las tarjetas de crédito.





Esta tecnología aceptada por los más jóvenes, están siendo recibidas con muchos reparos por otros grupos de edad según distintos estudios de ámbito europeo y que ponen de manifiesto la dificultad de armonizar seguridad y privacidad.

Los chips implantables bajo la piel ya han sido aprobados por el Congreso de Estados Unidos (para almacenar el historial médico de las personas) aunque ya se utilizan de manera alegal y esporádica en determinados ambientes, por ejemplo, el sistema funciona con éxito en algunas discotecas catalanas e ibicencas, donde el chip permite a sus portadores no tener que mostrar documentos identificativos o tarjetas de crédito.

Las aplicaciones que se vislumbran son numerosas: la colocación en personas con dificultades de memoria (o en niños) para ser geolocalizadas en caso de emergencia o, como se hace en la ciudades de alto riesgo de Brasil, como mecanismo de seguridad para los empresarios que temen ser víctimas de un secuestro.

EN MEDICINA
Entre las funcionalidades más prometedoras está la apuntada por investigadores de la Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL, de Suiza) que han conseguido crear el laboratorio de análisis clínicos más pequeño del mundo. En apenas tres milímetros cúbicos, han colocado un transmisor de radio, una dinamo y varios sensores (ironIC) que analizan la sangre y envían resultados fuera del cuerpo.La idea es que los implantados con este tipo de chips puedan compartir sus resultados con los médicos, y se espera que sea de gran utilidad en el tratamiento con quimioterapia. El prototipo descrito ha demostrado que sus datos son tan fiables como el de un análisis convencional, lo que abre la puerta a la medicina personalizada.

Los pacientes con enfermedades crónicas podrán tener un control más fiable y, en cuanto a prevención, se anuncian importantes ventajas. A la menor alteración de los niveles en sangre, el chip podría enviar un aviso antes de que los síntomas aparezcan. También podría servir como sistema de alerta temprana ante problemas cardiovasculares.

El ironIC, forma parte del programa Nano-Tera y podría estar listo en cuatro años.